viajarconanimales.es
Estás en: INICIO

Viajar al extranjero

Para que puedas viajar con tu mascota y traspasar nuestras fronteras tendrá que estar en posesión de toda la documentación exigida por las leyes del país al que se viaje y de la compañía aérea con la que se vuele.

Viajes intercontinentales

Trasladarnos a otros lugares con animales es un tema complicado que requiere mucho trámite administrativo. Al miedo a que contraigan enfermedades inexistentes o ya erradicadas, se suma el peligro de que tu perro o gato sea el que contagie a otros canes del lugar al que viaje. Por norma general, en cualquier viaje intercontinental, antes de adquirir tu pasaje y el de tu mascota, lo primero que tienes que hacer es ir al consulado del país al que vas a viajar.

Además, cada compañía aérea impondrá una serie de requisitos para su transporte. Algunas compañias, a parte de los trámites administrativos que exige el consulado, la compañía puede requerir "el pasaporte europeo del animal, el certificado del veterinario y que el animal lleve microchip".

Desde el 1 de octubre del 2004 todos los animales que viajen con sus dueños por la Unión Europea deben disponer de su propio pasaporte. El pasaporte europeo en regla es totalmente necesario, lo exija o no la compañía aérea o el país al que te dirijas. Si no tienes este documento al regresar del viaje, tu animal no podrá ingresar en ninguno de los países de la Unión Europea ya que es obligatorio para entrar.

Consulado, primer trámite

Es muy importante que te informes sobre cuáles son las exigencias sanitarias necesarias para que tu perro o gato pueda ingresar en el país elegido. Tienes que seguir correctamente las indicaciones que te den, puesto que si el día del viaje falta alguna formalidad, tu mascota no podrá viajar contigo.

Tarifas por las nubes

Evidentemente, tu animal de compañía también pagará un pasaje. Las tarifas estipuladas variarán dependiendo de cada aerolínea y de cada país, pero generalmente son precios muy altos. Por ejemplo, desde España a Buenos Aires, se pagan sobre unos 30 euros por cada kilogramo de peso del animal, por lo que si tu mascota alcanza los 20 kilos, el coste ascenderá a 600 euros. A esta cifra hay que añadir la tarifa de regreso que será de unos 25 euros por kilo. De este modo, el coste total del billete de tu perro será de 1.100 euros.

Las personas invidentes que vayan acompañadas de un perro lazarillo no tendrán ningún problema para que su animal viaje en cabina junto a ellos. Será la tripulación quién les asigne un asiento en el que vayan cómodamente y en la medida de lo posible el animal no moleste demasiado al resto del pasaje. A pesar de la nobleza que desprenden estos perros, tienen que ir equipados con collar, correa y bozal. Respecto a la tarifa señalar que el perro lazarillo es el único exento de cargo alguno.

Vuelos nacionales e intracomunitarios

Si vas a viajar dentro del territorio nacional, todo será más sencillo. Al realizar la reserva tienes que hacer una petición de animal de compañía, indicando de qué animal se trata y mencionando las características básicas. "Esta petición se tramita a control de espacio y en 24 horas te contestan si el animal es aceptado, ya sea en cabina o en bodega, para viajar". No siempre esta solicitud es afirmada. “Hay vuelos en los que viajan varios animales y no hay espacio para más”.

Respecto a la entrada de un animal en un país intracomunitario, te aconsejamos que llames al consulado para informarte de todos los requisitos que te exigen. Dependiendo del país, la imposición será mayor o menor. En el caso de Irlanda, Suecia o Reino Unido, los animales tienen que pasar varios estudios clínicos meses antes de partir.

¿Bodega o cabina?

Si tu animal viaja en bodega, deberá ir en un contenedor adecuado. Tiene que tener unas características determinadas de resistencia y seguridad. Es obligatorio que la jaula tenga un cierre que garantice que no se va a abrir en ningún momento durante el viaje. El animal tiene que tener espacio para ir cómodamente y una buena ventilación. Además, el fondo del habitáculo debe ser impermeable. Es importante que la jaula esté homologada para que no la rechacen.

Para que tu pequeño amigo pueda viajar contigo en la cabina de pasajeros, su peso incluyendo el del transportín, no supere los ocho kilos. Respecto al tamaño del habitáculo en el que irá el animal, el largo, el ancho y la profundidad no puede exceder de 105 cm. La compañía te ofertará un trasportín o si lo prefieres puedes llevarlo tú. Deberá cumplir las condiciones requeridas de consistencia, ventilado, fondo impermeable y seguridad que se exige o será rechazado en el embarque.

En ningún momento admitirán que tu mascota suba a la cabina si desprende mal olor o posee unas características molestas para el pasaje o la tripulación. También tienes que saber que viajará contigo y que no podrá molestar al pasajero de al lado. Si el animal va en la cabina tú eres el responsable de cumplir con todos los requisitos exigidos.

Prepara a tu mascota para el viaje

Hacer un viaje en avión con tu mascota es caro para tu bolsillo y estresante para el animal. El ruido de los motores, la ansiedad por la soledad del viaje, la desorientación que sufrirá... Todos estos factores obligarán a suministrarle un somnífero para que viaje lo más tranquilo posible.

Habla con el veterinario y cuéntale tus planes; él te prescribirá un relajante muscular para tu mascota y te aconsejará sobre la dosis adecuada. Lo normal es que se lo administres entre media hora y una hora antes del viaje. Así, cuando despegue el avión, tu pequeño amigo se hallará en la jaula y estará prácticamente dormido.